lunes, 28 de febrero de 2011

El piloto ciego de Giovanni Papini

Giovanni Papini (Florencia, 1881-1956) fue un gigante de las letras italianas de principios del siglo XX absolutamente olvidado en nuestros días, a pesar de su enorme talento, de su deliciosa capacidad narrativa, de obras tan polémicas como brillantes (El Diablo, Gog) y unas colecciones de relatos geniales que tratan el absurdo, el desconcierto, a veces utilizando elementos fantásticos y sobrenaturales —que recuerdan ligeramente a Edgar Allan Poe y otras veces recurriendo a un humor cruel.

      Los trece cuentos que componen el libro de El piloto ciego son una auténtica experiencia para cualquier lector. Disfrutar de estos breves y extraños relatos, impregnados de ironía y narrados con una capacidad magnífica para transmitir el suspense, es toda una aventura en la que de que no te asombra te sorprende. Y eso que los relatos que se incluyen en El piloto ciego no son precisamente fáciles de comprender. Todos y cada uno de ellos esconden una reflexión filosófica nada despreciable, de donde se desprende la preocupación metafísica de Papini y su talento para  narrar situaciones verdaderamente extrañas.

      Así, componen esta obra relatos extraordinarios como Dos imágenes en el estanque o Historia completamente absurda, cuyo protagonista es el tiempo; en el primero en forma de eterna conflagración entre lo que fluye y permanece, esto es, lo que tradicionalmente es el enfrentamiento de las filosofías de Heráclito y Parménides, y el segundo, en forma de olvido, y lo fácil que es mentirse a uno mismo cuando se va en su búsqueda. Sirvan unas cuantas palabras para comprobar la maestría y el talento que Giovanni Papini transmite en este relato:

«Mi confusión y mi miedo procedían de esa exactitud impecable y de esa inquietante escrupulosidad. Yo no conocía a aquel hombre y aquel hombre afirmaba que no me conocía. Yo vivía solitario, en una ciudad donde nadie se acerca si no se ve forzado por la necesidad o por el azar, y a ningún amigo, si es que podía decir que los tenía, le había confiado mis aventuras de cazador furtivo, mis viajes de predador de almas, mis ambiciones de voluntario de lo inverosímil. Nunca había escrito, ni para mí, ni para los demás, un informe sincero y completo de mi vida, y precisamente aquellos días estaba escribiendo unas memorias falsas para esconderme de los hombres incluso después de la muerte»[1].

      El tercer relato, ¿Quién eres?, es tan espectacular como sorprendente, y así podríamos seguir con buenísimas narraciones, unas más crueles que otras, con El día no devuelto, Los mudos, ¿Por qué quieres amarme?, o ¡Más deprisa!, hasta cerrar con un texto de verdadero genio, 453 cartas de amor, en el que Giovanni Papini es capaz de convertir el sentimiento amoroso en un estudio científico, a través del frío análisis de las cartas que aún guarda de una antigua relación sentimental. De esta manera, el florentino reduce a simple anécdota —exagerando brutalmente la situación para volverla desconcertante— un hecho que pasa por maravilloso:

«He llegado incluso a pesarlas —porque también las cartas más espirituales y líricas tienen, según los empleados de correos, su peso—, las he pesado cuidadosamente, en pequeños montones. Son en total 6.740 gramos: más se seis kilos y medio, casi siete kilos. Es un peso discreto para un amor, pero si lo tuviera que llevar todo junto en un saco no haría mucho camino»[2].

      Un escritor magnífico Giovanni Papini, sin duda, que en su colección de relatos El piloto ciego nos hace pensar y sentir, y disfrutar, a través de unas páginas que conservan un perfume melancólico y escéptico. 

      Afortunada edición de Rey Lear, necesario prólogo de Alicia Mariño e impecable traducción de Paloma Alonso Alberti.



FICHA
Título: El piloto ciego
Autor: Giovanni Papini
Editorial: Rey Lear
Otros: 2009, 126 páginas
Precio: 14,96 €

(Disfrútalo comprándolo en Casadellibro)

Publica tu comentario y comenta el libro


[1] Giovanni Papini: El piloto ciego, Rey Lear, 2009, pp. 40-41.
[2] op. cit., p. 124.

No hay comentarios:

Publicar un comentario