viernes, 21 de diciembre de 2012

El sueño eterno (Todo Marlowe) de Raymond Chandler

Philip Marlowe es la flor y nata de los detectives de novela negra; uno de los sabuesos más atractivos e inteligentes de todos los tiempos. Y su inspirado creador, Raymond Chandler (Chicago, 1888 – La Jolla, California, 1959), un relumbrante escritor clásico de novelas negras. El sueño eterno (1939) es su primera gran novela, antes publicó algunos relatos, pero en ella aparece por primera vez el famoso detective, un personaje solitario y brillante enmarcado en escenarios de lujo y corrupción.

El gran silencio de David Torres


La vida depara, el día menos pensado, sorpresas agradables. Pequeñas delicias con las que refrescar los sofocos del alma, aliviar los rigores del mundo, templar el escepticismo hacia el ser humano. Y llegan como un flechazo, de pronto, explosionando en nosotros con la guardia baja y disimulando. Curiosamente un libro puede desatar ese carrusel de emociones, y abrirte horizontes escondidos pero brillantes. El gran silencio cambió para siempre mi visión sobre el boxeo, que no pasaba de ser, antes de convertirme al culto de las grandes veladas, un espectáculo absurdo y salvaje. He encontrado razones de mucho peso para aficionarme a este deporte tan antiguo como la civilización misma. No obstante, al margen de cuestiones personales, este libro escrito por David Torres, para mí uno de los mejores escritores nacionales, posee un valor literario extraordinario.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Me hallará la muerte de Juan Manuel de Prada


Me hallará la muerte es uno de esos escasos libros que, con el paso del tiempo, la memoria conserva frescos. Al menos en mi caso ha dejado impresa una huella profunda. Dudo mucho que con el correr de los años no mantenga vivos a los personajes o no sea capaz de contar a un tercero esta intensa e interesante historia. De lo que no hay duda es de que literariamente esta novela es sobresaliente, y una de las mejores que yo he tenido el placer de catar. Si en el último comentario de La Cueva me refería al mejor pintor vivo del mundo, en este caso me atrevería a decir —yo al menos apuesto por él— que Juan Manuel de Prada es el mejor escritor español vivo. Su estilo barroco y culterano podrá gustar más o menos, pero no se puede discutir que este autor es un narrador superdotado.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Reflexiones en torno a la pintura: Augusto Ferrer-Dalmau. Arte, Historia y Miniatura

Una de las sólidas verdades que atesoro desde hace años es que nacemos con heridas innatas de las que no podemos abjurar del todo, aunque se silencien cada vez más con el ruido esclavizante de lo actual e inmediato. De entre esas lesiones crónicas que padece el alma, una es la búsqueda de la belleza; y pocos gozos son tan gratos como hallarla en cualquiera de sus muchas formas repartida por el mundo. Ya sea el cuerpo de una mujer hermosa, un paisaje evocador y maravilloso, o una pintura emocionante y sublime. A mí la pintura de verdad me cautiva. He comprobado que pocas cosas consiguen disolver las nieblas de mi corazón como dormir abrazado a un ser del que estás enamorado, escribir acerca de las tragedias de personajes ficticios dando vida a una novela, respirar un paisaje en silencio y soledad, o encararme con una obra de arte. Llevo tiempo disfrutando los cuadros bellísimos y únicos del mejor pintor vivo del mundo. O al menos a mí me lo parece, pues no conozco otro semejante. Augusto Ferrer-Dalmau es un maestro del realismo pictórico; una figura a la que admiro por muchos motivos además de por su obra, volcado en recreaciones de la historia militar española. Sus pinturas, de resultados bellísimos, me atraparon para no soltarme. Y ya son un monumento de oro de la pintura y cultura españolas.